El dolor muscular que aparece en reposo o durante el ejercicio puede ser un signo de contractura muscular. Estas tensiones indican una contracción involuntaria, dolorosa y prolongada que perturba el buen funcionamiento del cuerpo y puede dificultar la realización de ciertos movimientos. Varios factores pueden causar contracturas; estrés, fatiga, posturas prolongadas, etc…

Para tratarlos, un fisioterapeuta puede ser la solución ideal. Inicialmente, puede ser interesante aplicar calor a los músculos contraídos y dejarlos descansar. El fisioterapeuta actuará sobre los músculos afectados con un masaje, permitiendo que las fibras musculares se relajen. Para evitar las reincidencias, es importante centrarse también en las causas de la contractura y poner a la persona en movimiento.

La terapia de presión dinámica como solución

La presoterapia es una técnica de terapia paramédica que promueve los sistemas circulatorios a través de un sistema de cámaras que se inflan y desinflan alrededor de los músculos, ejerciendo presión sobre ellos. Gracias a la presión ejercida, ayuda a relajar y aflojar los músculos, aliviando el dolor y las contracturas. También es útil para luchar contra la sensación de piernas pesadas, mejorando la circulación sanguínea.

GMOVE-SUIT es un dispositivo de compresión dinámica activa. A diferencia de los equipos de presoterapia convencionales, el dispositivo GMOVE-SUIT no bloquea ninguna articulación, ofreciendo así la posibilidad de un movimiento natural sin limitaciones. Siendo el movimiento el mejor remedio para combatir las contracturas, el dispositivo GMOVE-SUIT es un gran aliado ante este síntoma.

La presoterapia activa no sustituye al fisioterapeuta, pero puede dar soporte a la terapia. El masaje dado por el fisioterapeuta tiene una acción relajante sobre los tejidos subcutáneos (músculos, fascias,…), facilitando así el retorno venoso y una mejor recuperación. Los efectos del dispositivo GMOVE-SUIT son similares a los de un masaje profundo, permitiendo también una acción tisular. Combinado con la reactivación, se puede combatir eficazmente las contracturas relacionadas con el estrés y el sedentarismo.