El nuevo dispositivo R-SHOCK se diferencia de todos los demás dispositivos de tecarterapia por su electrodo todo en uno. Un electrodo con 3 efectos: desfibrosante, analgésico y antifibrótico… el electrodo tiene un efecto global: capacitivo, resistivo y con impulsos (equivalente a la electroestimulación). Por lo tanto, su acción dirigida puede ser múltiple: localizada, superficial, profunda o puramente analgésica. ¡Además se puede combinar las 3 acciones!

Es un aspecto importante entre la diferencia de R-SHOCK y los equipos antiguos: permite una gestión más precisa de los efectos de la analgesia. Con R-SHOCK, se puede utilizar sólo el modo PULSE (baja frecuencia) para conseguir un efecto analgésico, sin utilizar la energía tecar (sin generar calor). El modo PULSE + permite trabajar el efecto de la analgesia en tres niveles diferentes (superficial, medio o profundo).

Más comodidad para el terapeuta y el paciente

Este aporte analgésico es particularmente útil en los casos de dolor agudo, cuando es casi imposible tocar al paciente ya que el dolor es fuerte, ya que el dispositivo R-SHOCK disminuye el umbral del dolor. Este efecto permite ir más rápido, ofreciendo al mismo tiempo más comodidad al paciente, que tendrá menos dolor. Es posible combinar el modo PULSE + con un trabajo manual, o continuar con TECAR mientras se beneficia de su efecto térmico y biológico.

Además el terapeuta puede decidir combinar la energía TECAR y el modo PULSE para obtener un efecto analgésico y de revascularización (alivio de la presión sobre los nociceptores). Con R-SHOCK y sus nuevas características, se puede alternar dos segundos de TECAR y dos segundos de PULSE, para un manejo más preciso del efecto analgésico. Esto hace que R-SHOCK sea aún más eficaz para reducir la fibrosis (como las cicatrices) o para tratar los problemas fibrosos de las articulaciones (por ejemplo, el codo de tenista), gracias también a su técnica de uso de puntiformes.

Un dispositivo inteligente

Otra novedad que facilita el trabajo manual: El dispositivo R-SHOCK se adapta para proporcionar siempre la misma cantidad de energía, calculada por el electrodo de retorno. Esto asegura una eficiencia significativa sin importar la distancia o la resistencia durante todo el tratamiento. Permite al terapeuta optimizar su sesión y le permite realizar un tratamiento mucho más corto. Esta energía constante facilita el trabajo manual del terapeuta y también elimina cualquier riesgo de quemaduras para el paciente. Por lo tanto, la analgesia con R-SHOCK debe considerarse más bien como una desensibilización al dolor, lo que permite un trabajo muy cómodo para el paciente y el terapeuta.

Debido a todos estos beneficios, el uso del dispositivo R-SHOCK, representará el 90% de los tratamientos de TECAR contra el 10% con el dispositivo BACK1. ¡Para dos fisioterapeutas, representaría 18 utilizaciones por día (entre 5 y 10 minutos por tratamiento)! su movilidad es muy apreciada, el tiempo de tratamiento es más corto y los terapeutas pueden compartir fácilmente el dispositivo R-SHOCK, lo que produce un rendimiento óptimo.