La articulación temporomandibular (o ATM) es una de las articulaciones más móviles del cuerpo humano. Esta articulación es una de las más utilizadas pero, por su anatomía, es también una de las menos estables.  Según los estudios, el dolor de ATM afecta al 30-50% de la población adulta. Su origen es multifactorial, pero lo más frecuente es que sea el resultado de un desequilibrio en la tensión muscular. La disfunción de ATM puede estar causada por un traumatismo directo, un trastorno postural o dental.

Además del dolor de ATM, hay muchas otras indicaciones para el tratamiento maxilofacial: cefaleas, dolor cervical o facial, crujido o bloqueo de la mandíbula, bruxismo, trastornos de la oclusión dental, como también puede verse afectada por una cirugía mandibular. Los objetivos del tratamiento son, reducir el dolor, reequilibrar la tensión muscular o recuperar la apertura bucal.

Optimización del tratamiento según la zona

Winback permite optimizar cada uno de los objetivos del tratamiento. El efecto analgésico de la energía Winback, gracias a la aplicación del electrodo CET en la zona del ATM, permite disminuir el dolor. De hecho, una reacción nociceptiva puede provocar una contracción refleja. El electrodo CET facilita la relajación de los músculos temporales o suboccipitales.

El trabajo intraoral de los músculos masetero, pterigoideo medial o lateral se ve favorecido por la transmisión de la energía Winback. La energía Winback puede atravesar los guantes finos, lo que permite trabajar de forma intraoral respetando todas las normas de higiene. El uso de los brazaletes RET también permite trabajar la apertura de la boca con un agarre dental, con el simple movimiento de rotación del cóndilo mandibular, y luego el avance coordinado de la mandíbula y el disco. Sin embargo, si la apertura bucal no lo permite, el electrodo RET se aplicará en la rama mandibular, trabajando los movimientos de rotación, antepulsión o diducción.