La cicatrización se refiere a todos los fenómenos que conducen al restablecimiento de la continuidad de los tejidos. En este conjunto de fenómenos de reparación de tejidos intervienen numerosos procesos celulares y moleculares. Estos procesos se describen generalmente en tres fases superpuestas. Como fisioterapeutas vamos a actuar en la cicatrización de la piel, para evitar las complicaciones tisulares, fasciales o posturales que puedan haber. Sin embargo, otros tejidos blandos (ligamentos, tendones, vísceras…) presentan las mismas fases de cicatrización con aspectos histológicos propios de cada estructura. El conocimiento de estos procesos celulares y moleculares, fase por fase, así como el conocimiento de la energía Winback, permitirá optimizar el proceso de cicatrización.

La fase inicial, vascular e inflamatoria

La etapa vascular, a través de la vasodilatación y el aumento de la permeabilidad capilar, permite el suministro de proteínas séricas, como los fibrinógenos, que limitan la extensión de las lesiones y guían a las células inflamatorias.

La etapa inflamatoria se produce por la formación del granuloma inflamatorio compuesto, entre otros, por macrófagos. Esta etapa es fundamental porque la calidad de la disuasión inducirá la evolución posterior del proceso de cicatrización. Gracias a la diatermia, la energía Winback aplicada localmente (en CET o MIX) contribuye a favorecer esta fase inicial mejorando la vascularización de los capilares superficiales. Para evitar riesgos infecciosos, trabajaremos alrededor de la herida.

La fase de recuperación de los tejidos

Esta fase corresponde a la proliferación de fibroblastos, la angiogénesis y la síntesis de matriz extracelular. El efecto biológico de la energía Winback, permite optimizar esta fase, por su acción sobre el fibroblasto haciendo que el colágeno de tipo III sea biodisponible al principio, y luego gradualmente el colágeno de tipo I.

La fase de maduración y remodelación

La matriz extracelular se remodelará en los dos meses siguientes al cierre de la herida. A continuación, la maduración secundaria, con el desarrollo de una estructura de colágeno más densa, resistente y elástica, puede continuar durante dos años. El efecto biológico de Winback, combinado con una diatermia suave, mejora la troficidad del tejido. Gracias a su difusión a través de las pulseras RET, la diatermia generada permite al terapeuta dirigir la remodelación del colágeno.

La energía Winback permite así optimizar cada fase del proceso de cicatrización gracias a sus principios de acción: efecto biológico y diatermia. Aplicados correctamente, mediante el accesorio adecuado, los tratamientos tempranos de las cicatrices con Winback ofrecerán un buen pronóstico del proceso de cicatrización.